Micpapalotl

20 de junio del 2029, República de la Libertad

(35.2245, -111.8755).

Nadie me cree. De cierta forma lo entiendo porque yo misma no quiero creerlo. Calculé varias órbitas con la esperanza de que no fuera cierto, pero Leo respondía con su voz sensualizada: “probabilidad de impacto con la Tierra igual a 0.9873”.

Su intransigencia me sacaba de quicio. Le grité un par de veces llena de frustración que debía de haber un error, que seguramente estaba haciendo algo mal, hasta que me recordó que mi comportamiento agresivo iba a ser registrado en mi perfil ciudadano. Traté de convencerlo de que no me reportara, como si se pudiera convencer a un algoritmo arcaico de entrar en razón. Luego le dije que detuviera el proceso y que volveríamos a correr la simulación una vez que encontrara más datos.

Mientras mis esperanzas se hundían recordé aquellos años cuando estaba en la Universidad. Mis compañeros se burlaban diciendo que estudiar astrofísica era una pérdida de tiempo. Con todos los telescopios robotizados ya nadie necesitaba astrónomos; Era una “ciencia muerta”. Yo bromeaba diciendo que algún día descubriría el cometa que se estrellaría con la Tierra y acabaría con la humanidad.

Ya no me daba risa.

Sigue leyendo